La deidad del Hijo


“aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” - Tito 2:13.

Muchos afirman que Jesús no es Dios, incluso dicen que Él nunca afirmó serlo, pero, ¿Qué dicen las Escrituras? “Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis? Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios - Juan 10:32-33” ¿Es Jesús un ser divino? Colosenses 2:9 dice: “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad” ya su vez Juan 1:1-4 expresa: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres” El mismo Jesús comunica su existencia eterna antes de todo lo creado en Juan 8:58 “Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy” y Pablo en Colosenses 1:15-17 “El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsiste” ¿Es posible que Jesús no sea Dios y aún sin serlo pueda crear todo y darle sostén? ¿Verdaderamente es el Hijo Dios? ¿Como comprobarlo si así es? 

Analicemos los que las Escrituras y las evidencias mismas exponen sobre el tema.

Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES - Apocalipsis 19:16.

En la antigüedad se marcaba a los caballos en el muslo, aunque a la gente no se le hacia la marca de esa forma[1]. Claramente se puede observar que esto es un símbolo para identificar una persona o una acción con un nombre específico[2], una marca daba entender el carácter de la propiedad, en este caso, la pertenencia gozaba del carácter, posición y valor del poseedor, con esto se da entender que Cristo es igual en carácter, posición y valor con el Padre y con el Espíritu. La tradición judía aplicaba el título de “Rey de reyes”a Dios para significar “Rey Soberano”como aquel que reina sobre todos los reyes de la tierra[3]. La palabra utilizada aquí para “Rey”viene del gr. “basileus” es un sustantivo masculino que significa “monarca”, el que “ejerce autoridad”. Este título aludía “alguien de honor y distinción”, la palabra “Señor” goza del mismo significado antes mencionado, entonces, esto da entender que sobre todo reino Cristo es quien tiene autoridad, y sobre todo señor, Cristo es quien tiene supremacía. La afirmación hecha en el pasaje comunica que Cristo en su segunda venida, mostrará plenamente su soberanía como el Señor y supremo gobernante por el cual todos han de sujetarse a Su gobierno.

Su deidad demostrada por sus características

A) Omnipotencia. Mateo 28:18: Toda potestad, tanto en el cielo como la tierra. Cabe a relucir que Cristo siempre tuvo “autoridad[4]” lo que quiere decir es que ahora Él es la cabeza de la nueva creación. Jesucristo está citando el Antiguo Testamento para dar entender sobre sí mismo a los discípulos[5]. Jesús como humano se limitó a estar en tiempo y espacio en un solo lugar, pero en su resurrección y exaltación cambia el panorama, está presente en todo y en su segunda venida tendrá dominio, sobre todo. La palabra “potestad” del gr. “exsousia” significa “capacidad”, comunica “potencia” en el sentido de facultad para hacer algo, en este caso “su poder cubre todo”.

B) Omnisciencia. Juan 1:48: Históricamente, los maestros hacían uso de los árboles para educar a sus discípulos debajo de ellos por su sombra. Aquí se presenta algo, el que Jesucristo supiera debajo de cual árbol se encontraba sentado Natanael fue una demostración de un conocimiento sobrenatural único[6]. Aunque Jesús estaba alejado de la higuera, estaba presente junto a Felipe conociendo todo lo que Natanael hacía. La sorpresa de Natanael fue que Jesús (el cual era un extraño para él) le habló como si hubiese tenido conocimiento de él antes, Natanael estaba totalmente a solas cuando estaba sentado a la sombra de aquella higuera. Y es lógico que las densas ramas con su gran follaje le ocultaban a la vista del público. Lo que Cristo le dio entender fue que lo vio, aunque estaba oculto. En esta parte quiero tocar un punto de suma importancia en base a su conocimiento pleno de todas las cosas, en Juan 2:24, el uso de la palabra “conocía” del gr. “ginosko” es un afirmativo articular que comunica un “conocimiento absoluto”, Jesucristo tenía y tiene un conocimiento pleno en el sentido de la palabra, tanto así que “sabía” lo que había en el hombre y no necesitaba que nadie le dijera.

C) Omnipresencia. Mateo 18:20: En “su nombre” tenía por significado por “su autoridad”, en reconocimiento lo que Él es, y en obediencia a las Escrituras. Ninguna persona o grupo puede pretender que se congrega con otros en su nombre como los únicos que lo hacen excluyendo a los demás. Si ese fuera el caso, la presencia de Dios sería limitada a un pequeño puñado de personas. Donde están dos o tres congregados reconociendo que Él como Señor y Salvador está presente por quién es Él, es la clave. En el propio contexto cultural, “dos o tres” se está refiriendo a los “dos o tres testigos[7]”. Esos versos contextualmente tenían referencia a la oración pronunciada en una excomunión judía hacía otro por una falta; y de igual forma a favor del arrepentimiento y perdón de la misma persona excomulgada[8]. Sea cual sea el caso, es interesante notar que en el Antiguo Testamento los testigos debían ser los primeros en ejecutar la sentencia de la corte[9], y aquí deben ser los primero en orar.

En tales tiempos se requerían mínimo diez varones judíos para constituir la asamblea de la sinagoga, y en relación con dicha costumbre se hacía referencia que no se necesitaban los diez, ya que la presencia de Dios estaba, aunque fuese con dos o tres que se reunieran estudiar la ley, ya que se pensaba que la presencia de Dios estaba habitando con esta. En relación con lo dicho, Jesús se presenta aquí como idéntico a la presencia divina, como aquel que habita omnipresentemente con la Palabra[10]. Cuando los rabinos mencionaban “el lugar” hablaban sobre la omnipresencia de Dios, al Jesús hacer énfasis en el lugar mismo, daba entender que Él era omnipresente, y lo ejemplificó como el verbo, la palabra hecha carne la cual habitó entre los hombres[11]. La palabra utilizada para “en medio” viene del gr. “mesos”, es un adjetivo sustantivo neutro que comunica la idea de “entre, delante de, en medio de” la misma proviene de “meta” que significa “acompañamiento”habla sobre ocupar una posición, aquí indica compañía a los presentes. Con esto Cristo está afirmando que es omnipresente, aunque se sabe que tuvo su limitación como humano en la esfera de tiempo y espacio terrenal por un corto lapso, en su estado glorificado goza de ello plenamente, cabe a relucir que, en el tiempo de su afirmación, de igual forma gozaba de ello por ser participe con el Padre y con el Espíritu en su subsistencia como el único Dios verdadero.

D) Vida. Juan 1:4: Dios desarrolló promesas en el Antiguo Testamento sobre una larga vida a Israel en las tierras si le obedecían[12]. Los rabinos hacían énfasis en la recompensa de obedecer la palabra de Dios como “vida eterna”. La afirmación dicha aquí es que esa vida siempre estuvo disponible mediante la palabra de Dios, que es el mismo verbo. Jesús no solamente tenía la vida, sino que Él mismo era la misma vida, y la fuente de esta. La palabra “vida” del gr. “dzoe” es un indicativo de una acción hecha en el pasado y que tiene efecto continuo, en este caso alude “existencia absoluta”. Jesucristo es la vida.

E) Inmutabilidad. Hebreos 13:8: Muchos judíos de la diáspora[13]hacían énfasis en la manera particular del cuadro del Antiguo Testamento de cómo se presentaba la inmutabilidad divina[14], a causa de que tenían la responsabilidad de comunicar la verdad acerca de Dios. Este verso tiene tres puntos importantes sobre la inmutabilidad de Cristo:
1. Ayer: desde la eternidad y eso incluye su vida terrenal[15].
2. Hoy: como sumo sacerdote en los cielos y representante posicional de los creyentes[16].
3. Por los siglos: para consumar el plan soberano de Dios en elegir, salvar, santificar y preservar[17]. Su inmutabilidad demuestra su soberanía perfecta.

Su deidad demostrada por sus obras

A) Creador. Juan 1:3: Cristo actuó en la elaboración de la creación[18]. Jesús no era un ser creado; no, sino que Él es el creador de todo lo existente. Eso incluye:
1) ser humano.
2) animales.
3) planetas/estrellas.
4) ángeles.
5) todas las cosas tanto visibles como invisibles.

Sin Jesucristo nada de lo que ha sido hubiese existido. Si hay algo con existencia, Él lo creó. Cristo, como creador, es lógico que sea superior a lo creado. Los maestros judíos hacían énfasis en que Dios había creado todo mediante tres cosas sabiduría, verbo y ley, y que sostenía todo mediante la práctica de la justicia, incluso muchos maestros de tiempos anteriores al de Cristo, aludían teóricamente que Dios repitió las cosas diez veces en la creación y que todo lo elaboró mediante sus diez mandamientos. Pero verdaderamente eso, a mi parecer, es limitar la soberanía de Dios y su poder absoluto, ya que con solo hacer mención una vez todo debe obedecerle[19]. Aquí se puede ver claramente dos cosas. La palabra “todas las cosas” del gr. “pas” esto incluye todas las formas “todo, cualquier, cada uno” demuestra cada tipo y clase de variedad en la creación, “fueron hechas” del gr. “ginomai” es una prolongación con voz media de un verbo primario que significa “hacer que sea” comunica “generar/llegar a ser” esto es traer algo a existencia. Cristo en conjunto con el Padre y el Espíritu participaron de todo lo creado, y como Dios es uno que subsiste en tres personas, si Cristo no hubiese sido participe entonces nada de lo que existe hubiese sido, “sin Él no se hubiese hecho nada”, entonces se logra comprender que, no solo tuvo poder creativo, sino que lo tiene en tiempo presente.

B) Sustenta. Colosenses 1:17: Todo lo creado en Él y por Él subsiste[20]. Cristo mantiene en unidad y funcionamiento todo lo creado de manera inteligente. Históricamente, los escritores judíos de habla griega[21]eran enfáticos en el tema de que el logos de Dios mantenía unida su creación, identificando más el logos con la sabiduría de Dios. El pensamiento popular era que el logos había dado forma al fuego original, y el judaísmo afirmaba que la sabiduría existía antes de todas las cosas, y que mediante ella Dios creó y moldeó todo. En la creación todas las cosas tienen consistencia en Él. El Señor es el sustentador del universo y la fuente de su continuo mover. Cristo controla todo lo visible e invisible. La palabra “subsisten”del gr. “sunistemi” es un tiempo perfecto indicativo compuesto de “sun”que es “fijar junto”, y de “jistemi” que significa “colocar” esto da entender administrar todo en orden y colocar las piezas en su debido lugar correspondiente. Cristo Jesús es quien colocó todo en orden en el momento de crear y sobre el mismo principio de su poder creativo sostiene lo creado para una administración adecuada.

C) Perdona. Lucas 1:48: Según el Antiguo Testamento se habla de aquellos que obedecían a Dios de manera enfática, en especial los profetas. Y de igual forma hablaba como Dios exaltaba a los humildes revelando la importancia que tenía la cultura en la antigüedad a la persistencia del honor y el nombre después de partir de esta tierra. Aquí en este texto podemos ver el tan bien renombrado “magnificat” como bien se le conoce, en el contexto de este hay más de quince versos del Antiguo Testamento, mostrando de forma discernible como era visto las Escrituras en el hogar donde Cristo fue criado[22]. Este texto ha sido muy malinterpretado por los términos griegos. La palabra “makarios” la cual es utilizada varias veces en las bienaventuranzas, aquí es un adjetivo de “makaridzo” que significa “bienaventurada” pero aquí el texto mismo expone “makariousin” que es un futuro de “makaraidzo” que en realidad significa “ellas me bendecirán” en este caso el texto expone: “que Dios aprobará los planes hechos por Él en su providencia divina en el corazón de los demás”. La humanidad seria participe del regalo divino dado a ella, no por sus méritos “la bajeza de su sierva”, sino por el plan soberano divino manifestado en ella. Aquí se puede observar varios puntos de suma importancia:

1) Dios miró: dando entender el favor y misericordia soberanos de Dios sobre ella, la palabra “ha mirado” es un aoristo del gr. “epiblepo” que es “mirar con favor” está compuesta de “epi” que significa “sobre/encima de” y de “blepo”que es “mirar a”, esto alude “ver con anticipación lo que sucederá con su plan” en este caso Dios en su soberanía y plan perfecto sabía qué hacía lo correcto al usarla a ella para sus propósitos de salvación, aquí se demuestra la supremacía de Dios y su libre elección para ejecutar sus planes en su perfecta voluntad.
2) La bajeza: dando entender su condición humana, la misma viene del gr. “tapeinosis” que significa estar abajo, proviene de “tapeinoo” que significa ser humilde, no en cuestión social como muchos afirman, sino más bien en reconocimiento de su condición como ser humano.
3) Sierva: en este caso, esclava, quien está para rendir servicio al amo, ella estaba dispuesta a ser el canal de servicio por el cual el Mesías vendría a salvar, no solo eso, sino también Dios muestra su perdón haciendo uso de ella e incluyéndola en su plan soberano al elegirla.

D) Resucita. Juan 5:25: ¿A quiénes se hace referencia que oirían y vivirían? Hay dos inclinaciones en este verso:
1) los que fueron resucitados de por el Señor durante su ministerio público.
2) aquellos que están muertos en las tinieblas del pecado, que al oír su voz mediante el evangelio pasan de muerte a vida[23].
La autoridad de Jesús se ve en su facultad para dar vida a lo muerto[24]. La palabra vivirá del gr. “dzao” es un aoristo participio que habla de “tener existencia”. La autoridad del Señor está manifestada en el verso en que Él, como la vida[25], tiene poder para impartirla.

E) Juzga. Juan 5:27: Dios constituirá a Cristo juez eterno con el fin de que Él sea honrado[26]y los que creen escapan de su juicio ya que han recibido su vida en ellos, esto trae una sana consecuencia de que, así como Cristo no está bajo la lupa del juicio tampoco los creyentes. En el Antiguo Testamento se describen tres señales del Mesías que habría de venir:
1) Autoridad para juzgar[27].
2) Autoridad para sanar[28].
3) Autoridad para Vivificar[29].

La demostración plena de todo está primeramente en su juicio, ya que Él es justo en sí mismo y no hay injusticia en Él[30], juzgará eficazmente y sin error. El uso de la palabra Hijo de hombre expresa su persona, su humanidad perfecta. Cristo vino a este mundo como hombre, vivió en el mismo con los hombres, murió en la cruz como sustituto por tales hombres. Ahora, aquí recae el punto importante de su juicio, Jesús cuando vino como hombre fue rechazado y crucificado. Y cuando Él regrese, juzgará a los que le rechazaron como enemigos, y en base a su perfección y gloria recibirá la honra en esta tierra donde fue tratado como vil y menospreciado.
Él como es Dios y hombre a la vez, será el juez perfecto. El verso hace uso de varias palabras clave, la primera es “autoridad”, la misma del gr. “exousia” es “capacidad”, Jesucristo es plenamente capaz de juzgar justamente y sin errores. La otra palabra es “Hacer” la misma proviene de “poeio” y significa “poner en práctica”, Cristo tiene la capacidad perfecta de poner en práctica toda su perfección, y eso incluye su “juicio”, la misma del gr. “krisis” significa “tribunal” en este caso el divino, esto expresa “comunicar las evidencias en contra o a favor y pronunciar su sentencia”. En el caso de los creyentes la sentencia es “no hay condena[31]”. En los que le negaron, Él los negará[32], y eso lleva consigo muerte eterna. Negarle a Él es rechazar la misericordia y gracia de Dios.

F) Envía el Espíritu. Juan 15:26: El testimonio de Cristo debía seguir en su expresión viva, el mismo sería confirmado por el Espíritu de Dios. El Espíritu siempre lleva a testificar al Hijo. Lo fundamental de Su ministerio es glorificar a Dios y luego producir la vida del Hijo en los suyos, es ahí donde se manifiesta su testimonio, aquí vemos dos cosas:
1) Él envía el Espíritu del Padre[33].
2) el Padre envía su Espíritu[34].
Jesucristo aquí está afirmando su unidad subsistente con el Padre y con el Espíritu, una manifestación viva de su unidad perfecta. La palabra “consolador” del gr. “parakletos”significa “abogado” uno que aconseja, exhorta, conforta, fortalece, anima e intercede[35]. Esta palabra se le daba uso en lo que era una corte, para ayudar a la persona a como esta debía manejarse en medio de cada asunto presentado en la misma. La otra palabra usada aquí es “dar testimonio” la misma del gr. “martureo”es “presentar evidencia”, esto alude mostrar un registro a favor de alguien. Con esto da entender que el propósito de este no es solo aconsejar, exhortar, confortar, fortalecer, animar e interceder, sino comunicar las virtudes de Cristo en el creyente para que este lo exprese a Él.
Histórico culturalmente hablando. En el judaísmo de tales tiempos, se creía que había una corte celestial en la cual los ángeles podían servir como acusadores o abogados, y que Satanás era el principal fiscal, y Dios, tenía a su lado como predilecto a Miguel como portador de misericordia en la misma para defender a Israel. Cristo hace uso de esa creencia para proyectarles a los discípulos un entendimiento básico del papel que el Espíritu ejecutaría en su ausencia. Jesús fue presentado como abogado defensor de justicia[36], en el mismo judaísmo era común la idea de un sucesor el cual continuaba el trabajo. Con esta idea les plantea a los discípulos, y hoy día a nosotros que su función sigue por el Espíritu Santo en los creyentes.

Su deidad es demostrada por ser objeto de culto y adoración

A) Adorado por los Ángeles. Hebreos 1:6: Cristo es el objeto de adoración de los ángeles. El autor de Hebreos cita el Antiguo Testamento para demostrarlo[37]. En el verso que utiliza para aludir sobre la entrada del primogénito, habla de la segunda venida de Cristo, hay que recordar que antes de su resurrección y ascensión, Cristo era el unigénito[38], luego de pentecostés vino a ser el primogénito[39]. En su segunda venida, será públicamente adorado por los ángeles. Esto da por sentado que Él es Dios. Sería idolatría adorar algo o alguien que no sea el Dios verdadero. En las familias judías el primogénito varón tenía el lugar de mayor privilegio y responsabilidad. Los judíos de tal época podían comprender que tenía por significado que Jesús era superior a cualquier ser. Históricamente, el primogénito tenía un poco más de derechos de la herencia, el mismo recibía una porción doble en relación con cualquier otro de los hijos[40]. Este título dado al Mesías en los tiempos antiguos era en relación con Jesús como rey supremo[41].

Existía un pensamiento antiguo judío el cual aludía que cuando Dios creo a Adán mandó a los ángeles a que lo honraran por ser imagen y semejanza de Dios. En el escrito hace uso de las mismas creencias judías que se comunicaban entre generaciones para dar entender que, Cristo, como la cabeza de la nueva creación y como Dios encarnado es supremo y debe ser adorado por los ángeles. Dos palabras son esenciales para comprender esto, la primera es “primogénito” la misma del gr. “protokokos” como antes mencioné, significa “el primero/primogénito”, es un sustantivo de “protos” que es “primero” y “tikto” que es “traer adelante”, en este caso alude “preeminente”, Cristo es el supremo sobre todo, mantiene una posición permanente de soberanía, la otra palabra es “adórenle” la misma del gr. “proskuneo” significa “postrarse” alude “dar homenaje” la misma palabra comunica “hacer reverencia”. Con esto está claro que Cristo es el objeto supremo de adoración celestial.

B) Adorado por los Hombres. Mateo 14:33: Jesucristo recibió adoración en la barca por sus discípulos al decirle: verdaderamente eres el Hijo de Dios. Si Cristo no es Dios encarnado entonces ellos estaban idolatrando, y Jesús al recibir la adoración estaría invalidando el primer mandamiento[42]. Históricamente el término “adorar” se aplicaba a dar honra merecida. Aunque en algunos casos mostraba una postración en señal de respeto[43]era poco frecuente hacerlo y cuando se hacía era para demostrar el asombro de un discípulo frente a su maestro o amo en el caso de ser esclavo. Aquí los discípulos demostraron su asombro, respeto y reverencia al Maestro reconociendo que Él era el Mesías enviado, la deidad encarnada. De igual forma los sabios de Oriente[44]le adoraron cuando lo encontraron a sus dos años de edad[45]. En el Nuevo Testamento Jesucristo es presentado como objeto de adoración (Mt 2:11, 8:2, 20:20, 28:9; Lc 24:52).

C) Adorado por todo lo creado. Filipenses 2:10: La referencia de este verso proviene del mismo Antiguo Testamento[46]donde expone que “se doblará toda rodilla y jurará toda lengua”. Aquí tiene por significado que habrá una sumisión final de todas las naciones ante Cristo. Se dice por costumbre judía que “los que están en los cielos” aludía a ángeles rebeldes que dominan las naciones paganas[47]. Aquí comunica que cualquier ser existente debe reconocer el gobierno supremo de Jesucristo, ya que Él es exaltado por, sobre todo. Antiguamente en la misma cultura se acostumbraba a postrarse o doblar rodillas ante del rey en obediencia y admiración, esto es lo mismo para con Cristo, todo ser viviente en cualquier esfera que se encuentre, tendrá que reconocer su supremacía honorable e inclinarse ante su majestad.
La creación entera se rendirá a Cristo, la palabra “cielos” del gr. “epouranios” significa “sobre el cielo”, alude “regiones celestes”, es un adjetivo aoristo subjuntivo activo y proviene de “epi” que significa “sobre de” y de “ouranos” que significa “celeste”. Todo lo que habita en tales regiones se tendrá que postrar ante Él, y también tenemos la palabra “tierra” la misma viene del gr. “epigeios” que significa “terrenal” es adjetivo de “epi” al igual que antes mencionado, y de “ge” que es “tierra” esto comunica “sobre la tierra”, alude todo aquello existente sobre ella. En este caso, todo lo creado en la esfera terrenal tendrá que rendirle de igual forma adoración a Jesús.

Su deidad es demostrada por la igualdad de la Trinidad.

A) Con el Padre
Yo y el Padre uno somos - Juan 10:30.
Jesús aclara su igualdad con Dios Padre “Yo y el Padre uno somos”. Los estudiosos judíos de tiempos posteriores entendieron que el texto aludía que Jesús y el Padre son una sola cosa en poder a causa de la herencia conceptual que tenían, de igual forma, históricamente hablando, en los tiempos de Cristo, sus oyentes pudieron haber pensado en la relación de Israel con Dios por su declaración. Pero la palabra empleada era demasiado explícita para pensar de esa forma, Jesús mencionó la confesión básica del judaísmo[48]como apertura a la explicación de su unidad con el Padre. Es importante añadir que Jesús habló contextualmente sobre el poder que protege a las ovejas, y añade que su poder es el mismo que el del Padre. De igual forma sucede con todos los atributos de la deidad.

Jesucristo es Dios y es igual al Padre en la participación de su esencia y atributos. De todas las aclaraciones hechas por Jesús, esta es una de las más enfáticas al respecto de su igualdad con el Padre en relación con esencia y naturaleza, aunque no son la misma persona, disfruta de toda la plenitud de la deidad[49]. En este verso Jesús emplea las palabras “Padre”y “uno” para dar entender su unidad perfecta. La palabra “Padre” del gr. “pater” la cual tiene significado literalmente como “padre” era usada con respecto a Dios, de forma general como el creador, preservador, y gobernador de todo y el cual cuida toda su pertenencia. La otra es “uno” del gr. “jeis” de “jen”, esta es un neutro que habla de la persona, en este caso, Cristo está afirmando que Él, y el Padre gozan de una igualdad en esencia, ya que Cristo como creador (como se mencionó anteriormente) es de igual forma quien preserva y gobierna, Cristo y el Padre disfrutan de una unidad perfecta.

Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él - Juan 14:23.
Muchos maestros judíos afirmaban que la presencia de Dios estaba especialmente en aquellos que estudiaban su ley; Cristo reafirma que la presencia divina está con cada creyente continuamente por su residencia en ellos como templo de Dios, el amor al Padre está condicionado a la obediencia a las palabras de Cristo. Antiguamente era muy normal decir que Dios habitaba en su templo y entre su pueblo, según los judíos, se enseñaba que las leyes divinas eran escritas en los corazones fieles y que el Espíritu de Dios se movía entre los profetas. Jesucristo hace de esa perspectiva algo más personal a diferencia de la literatura antigua que era muy popular en esos tiempos. Siempre se observó al Espíritu de Dios de manera activa con su pueblo, pero ahora sería no una actividad profética como en la antigüedad sino más bien una personal, la cual capacitaría al creyente para amar a Dios correctamente, no de labios, sino en verdad.

Debido a que los discípulos esperaban que Jesús estableciera un reino terrenal[50], les era difícil comprender porque no le anunciaba al mundo que Él era el mesías de forma directa. Cristo les explica que eso no era parte del plan diseñado, ya que el mundo endurecido, aunque levantase los muertos[51]no creería en Él. Con esto da entender que Dios solo mostrará sus asuntos a los que le aman, y los que le aman son aquellos que guardan su Palabra, eso es a causa de la morada divina en los tales. Jesucristo menciona algo importante, y es haremos “morada”, la misma proviene del gr. “mone” y significa “lugar de permanencia/residencia” sustantivo de “meno”que es “permanecer” con esto, Cristo comunica que Él, y el Padre hacen del creyente su lugar de descanso. Jesús y el Padre participan de una igualdad natural y esencial.

B) Con el Padre y el Espíritu
Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo - Mateo 28:19.
La evidencia divina se muestra en que Dios es uno, un solo nombre en el cual subsisten en tres personas Padre, Hijo y Espíritu. Cada una de las personas se distingue de las otras dos; cada uno posee los mismos atributos divinos, y con todo y eso los tres son un solo Dios. P. eje. El sol, si se observa su proceder, es uno solo, pero podemos observar que emite luz, calor, y poder, y es uno solo. Todo creyente debe identificarse con la deidad (Trinidad), en el aspecto de que Dios es: “su Padre, que Cristo es el Señor salvador, y que el Espíritu es quien habita en ellos”y les enseña todo conforme las Escrituras. La aplicación de la palabra “nombre” del gr. “onoma” significa “autoridad”, describe “atributos, relación y plenitud”en este caso al hacer uso de esta da entender que tanto el Padre, como el Hijo y el Espíritu gozan de igualdad en atributos y esencia. No menciona los nombres, sino en nombre de, aludiendo un solo Dios en tres personas. Cristo disfruta de igual forma con el Padre y el Espíritu de todo lo divino.

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén - 2 Corintios 13:14.

Una gran cantidad de judíos tenía el pensamiento de que el Espíritu era una fuerza profética divina de parte de Dios. En la elaboración de la carta, al final, Pablo inspirado por el mismo Espíritu coloca un paralelo, Jesús, el Padre y el Espíritu. Con esto afirma que Cristo es un ser divino, que el Espíritu es un ser personal, tanto como el Padre y el Hijo. Tanto el Padre, como el Hijo y el Espíritu, al ser partícipes de una igualdad, manifiestan plenamente su soberanía sobre sus hijos, para que estos estén en su bendición.

William Lenski afirma sobre ello “Con la imagen del gran apóstol extendiendo sus manos sobre los corintios con su profunda bendición neotestamentaria, su voz se hunde en el silencio. Pero la bendición permanece sobre nuestros corazones”[52]. Esto es un testimonio claro de la doctrina de la Trinidad y de la unidad perfecta de Dios. Con esto se puede observar que el amor del Padre, mediante la gracia del Hijo, es vertido por la residencia de su Espíritu para comunión con Dios. Esto nos da entender que Cristo goza de una íntima igualdad eterna con el Padre y el Espíritu.

Conclusión

“Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS,[a] porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, m que traducido es: Dios con nosotros - Mateo 1:21-23.

Observando todas las evidencias en conjunto de la historia, cultura y el propio significado contextual que las Escrituras comunican en su propio léxico, se puede concluir con la afirmación de que Jesucristo, es Dios.

-Félix Muñoz (Th.D).


*Tomado del libro: Teología Bíblica Sistemática y Expositiva. Cap III. Cristología - Pgs. 103-114. Adquiere tu copia en el siguiente enlace: amazon.com/dp/1792769067



....................................................

Notas
[1] Éxodo 28:36-38.
[2] P. eje. Apocalipsis 7:3, 13:16.
[3]Apocalipsis 17:14; Deuteronomio 10:17; Daniel 2:47; Zacarías 14:9.
[4] Marcos 1:22; Juan 17:2.
[5] Daniel 7:13-14.
[6] Juan 1:42, 2:24-25.
[7] Mateo 18:16.
[8] 1 Juan 5:16-17.
[9]Deuteronomio 17:7.
[10] Mateo 1:23, 28:20
[11] Juan 1:14.
[12] Éxodo 20:12; Deuteronomio 5:16, 8:1, 11:9.
[13] La diáspora o el exilio judío es la dispersión de los israelitas, los judaítas y los judíos posteriores de su patria ancestral y su posterior asentamiento en otras partes del mundo.
[14] Salmos 102:27; Malaquías 3:6; Isaías 46:4.
[15] Hebreos 2:9, 5:7-8.
[16] Hebreos 4:15-15; Efesios 1:3-6, 2:4-7.
[17] Hebreos 7:25, 9:28.
[18]Colosenses 1:16.
[19] P. eje. Lucas 7:7.
[20] Juan 1:1, v.3, 17:5; 1 Corintios 8:6.
[21] P. eje. Filón.
[22] Lucas 1:46-56. Comparar con 1 Samuel 2:1-10 “Cántico de Ana”.
[23] Juan 5:28-29.
[24] Juan 5:21, 25-26.
[25] Juan 5:26.
[26]Comparar con Juan 5:22-24.
[27] Daniel 7:13-14.
[28] Isaías 35:6; Jeremías 31:8-9.
[29]Deuteronomio 32:39; 1 Samuel 2:6.
[30] 1 Juan 1:5.
[31] Juan 5:24; Romanos 8:1: la parte b del texto: “los que no andan conforme la carne, sino conforme al Espíritu” es un adherido que no aparece en los manuscritos originales.
[32] Mateo 10:33.
[33] Juan 15:26.
[34] Juan 14:16.
[35] Juan 14:26, 15:26, 16:7.
[36] Juan 9:35-41
[37]Deuteronomio 32:43; Salmos 97:7
[38] Juan 1:14.
[39] Romanos 8:29.
[40]Deuteronomio 21:17.
[41] Salmos 89:26-27.
[42]Deuteronomio 6:13; Mateo 4:10, 5:17.
[43] 1 Samuel 24:8, 25:23.
[44] Cualquier judío contemporáneo a la época sabía que, al decir de Oriente, se refería del otro lado del Rio Jordán, en este caso eran de Persia, Babilonia o Arabia. Davies y Alison presentan pruebas para Arabia, Babilonia y Persia, y se inclinan personalmente a optar por Arabia. Ibid. 1: pp. 228-31. Davies W. D., & Dale C. Allison Jr. The Gospel according to Saint Matthew. 3 vols. New York: T&T Clark, 1998.
[45] Mateo 2:11.
[46] Isaías 45:23.
[47] Efesios 1:19-23.
[48]Deuteronomio 6:4.
[49]Colosenses 2:9.
[50] Juan 14:22.
[51] Lucas 16:31.
[52] Kelly, William. Notes on the Second Epistle to the Corinthians. Londres: G. Morrish, 1882. Lenski, R. C. H. The Interpretation of St. Paul’s First and Second Epistles to the Corinthians. Columbus: Wartburg Press, 1937.
[a] 1:21 Esto es, Salvador.

Post a Comment

0 Comments